TELETRABAJO, un nuevo método de trabajo con un gran potencial de crecimiento.

Debido a la declaración de estado de alarma, y a la actual situación en la que nos hayamos inmersos, muchas empresas han tenido que adaptarse a marchas forzadas a nuevas formas de trabajo más flexibles, como es el teletrabajo. Aunque muchas organizaciones ya disponían de los medios para poder teletrabajar, ha sido en estos momentos cuando se le ha dado especial valor.

En este artículo abordaremos esta forma de prestación de servicios para conocer un poco más a fondo sus principales características, sabiendo que es uno de los métodos de trabajo con mayor potencial de crecimiento.

¿Qué es el Teletrabajo?

Es una forma de trabajo flexible donde el trabajador puede realizar todas sus tareas desde cualquier lugar alejado de la oficina, habitualmente su propio domicilio.

Esta forma de trabajo implica el uso de diferentes herramientas informáticas para mantener canales de comunicación abiertos entre la empresa, el trabajador y, en su caso, el cliente.

Existen diferentes modalidades de teletrabajo. Veámoslos:

  • Teletrabajo en el Domicilio: El trabajador desempeña sus funciones y su jornada habitual desde su propio domicilio.

  • Teletrabajo en Telecentros: La empresa adecúa un despacho/oficina con recursos compartidos para que los trabajadores desempeñen sus funciones fuera del centro de trabajo habitual.

  • Teletrabajo Móvil: El trabajador desempeña sus funciones variando el lugar de trabajo, algunos días desde su domicilio y otros desde la oficina o centro de trabajo.

¿Qué ventajas tiene el teletrabajo? Veamos algunas de ellas:

  • Se disminuyen los tiempos de desplazamiento, lo que conlleva un ahorro de tiempo y dinero para el trabajador.

  • La empresa disminuye el riesgo en relación a los accidentes de trabajo in itinere y, en momentos como el actual, disminuye el riesgo de contagios del virus.

  • Mejora la conciliación laboral y familiar.

  • Facilita el movimiento de puestos de trabajo a áreas más rurales lo que permite que la empresa llegue a zonas menos explotadas y donde los precios de la vivienda suelen ser más asequibles.

  • Mejora los conocimientos informáticos de los trabajadores.

  • La empresa reduce costes en determinados servicios (equipos informáticos, electricidad, calefacción…)

  • Ayuda a que personas con algún tipo de discapacidad, especialmente de movilidad, puedan integrarse en el mercado laboral.

Además de las ventajas mencionadas, tenemos que tener en cuenta que la flexibilidad que da el teletrabajo hace que el trabajador disfrute de más autonomía para organizarse su tiempo. Esto le permite trabajar con menos presión y estrés y, ante esto, es indiscutible que mejora su estado de ánimo, su calidad de vida y, en consecuencia, su productividad.

¿Y desventajas?

  • Si el trabajador no logra organizarse un horario separando su vida laboral de la personal, o no logra encontrar un lugar adecuado para desempeñar sus funciones, éstas pueden volverse tediosas y el trabajador puede caer en el desánimo o apatía.

  • El rendimiento laboral puede descender por no tener unas rutinas establecidas.

  • Puede existir una desvinculación con la empresa, al no sentirse parte del grupo.

  • En un teletrabajo mal gestionado por la empresa, el trabajador aumenta los gastos de servicios (electricidad, calefacción, gastos en material…).

Hay que tener presente que no todos los trabajadores tienen la misma personalidad ni las mismas necesidades. De la misma forma que hay muchos colaboradores que con este método verían el trabajo como algo positivo y la relación con la empresa se vería reforzada, hay otros que podrían ver el teletrabajo como una forma de aislamiento que terminaría por destruir la relación laboral.

Debemos saber distinguir qué tipos de puestos pueden ser cubiertos con el teletrabajo y para qué tipo de colaboradores puede ser una opción viable y de su interés.

En definitiva, la importancia del teletrabajo a día de hoy aumenta de manera exponencial. Podemos afirmar, y creemos no ir equivocados, que el teletrabajo ha llegado a nuestras organizaciones para quedarse, así que conviene reflexionar sobre esta modalidad de prestación de servicios y ver en qué medida puede ser de aplicación en nuestra organización.

Menú