¿PODEMOS RECUPERAR EL IVA DE UNA FACTURA EMITIDA QUE NO HEMOS COBRADO? ¿CÓMO?

Aunque no es una novedad, debido a las recurrentes consultas realizadas por nuestros clientes, resulta conveniente recordar los requisitos y el procedimiento para recuperar el IVA repercutido por facturas que hayan emitido pero que no hayan podido cobrar de sus clientes.

Este proceso de modificación de la base imponible supone minorar el IVA repercutido en la autoliquidación periódica que, por este impuesto, presentamos a la Agencia Tributaria. Procedimiento que, como veremos, tienen unos formalismos muy tasados y unos “plazos de reacción relativamente cortos”.

La Ley del IVA regula dos supuestos voluntarios de modificación de la base imponible (cuando el destinatario no ha satisfecho el pago de las cuotas repercutidas):

  • Créditos no pagados por un deudor en concurso de acreedores (con especificaciones que no entraremos a valorar en profundidad en este artículo)
  • Que sean operaciones consideradas total o parcialmente incobrables (que procedemos a detallar)

Condiciones que deben cumplir estas operaciones:

  1. Condiciones temporales: En el supuesto de profesionales o empresarios con volumen de operaciones inferior a 6.010.121,04 euros: que pasen seis meses sin cobrar la factura (a contar desde la repercusión del impuesto). Los plazos indicados ascienden a un año para el resto de entidades.
    Existen normas específicas para el cómputo de plazos (y de actuación) en el supuesto de las operaciones a plazos y de las operaciones en régimen especial del criterio de caja.
  1. Que esta circunstancia haya quedado reflejada en los libros registros exigidos para el IVA.
  2. Que la Base Imponible (sin IVA) sea superior a 300 Euros si el deudor es un particular. No aplica el límite si el deudor actúa como empresario o profesional.
  3. Que se haya instado el cobro mediante reclamación judicial al deudor o por medio de un requerimiento notarial al mismo. Excepción: En el supuesto de reclamaciones a Entes públicos, es posible sustituir la reclamación judicial o el requerimiento notarial por una certificación expedida por el órgano competente.
  4. La modificación se debe llevar a cabo en los tres meses siguientes a contar desde la finalización del plazo determinado en el punto anterior.
  5. Se deberá expedir una factura que anule la cuota repercutida originalmente. Esta factura debe:

    a.    tener un número de serie específico
    b.    indicar que es un documento rectificativo
    c.    la base imponible y la cuota se pueden consignar, bien indicando directamente el importe de la rectificación, sea el resultado positivo o negativo, o bien, tal y como queden tras la rectificación efectuada, siendo obligatorio en este último caso señalar el importe de la rectificación
    d.    detallar el motivo de la rectificación y las fechas de las facturas que se rectifican
    e.    ser remitida al deudor de forma que se pueda acreditar
    f.    ser inscrita en el libro registro de facturas expedidas

  6. En el plazo de un mes -desde la expedición de la rectificación- comunicar la modificación de la base imponible a la Agencia Tributaria del domicilio de la entidad (por vía telemática). En esta comunicación se debe indicar que la modificación no es de créditos excluidos de la posibilidad de rectificación, e incluir copia de las facturas rectificativas y del documento de reclamación judicial/notarial o certificado del Ente público.

    Destacar que se mantiene el derecho a seguir reclamando el cobro del principal a pesar de intentar recuperar el IVA ingresado en Hacienda cuando no ha sido cobrado del deudor.

    Nota: el plazo asciende a tres meses, cuando se trata de facturas incursas en un procedimiento concursal y el cómputo se inicia en la fecha de publicación del auto de declaración del concurso, en el B.O.E..

No se puede aplicar esta modificación de bases en el supuesto de:

  • Deudas garantizadas: por entidades de crédito, sociedades de garantía recíproca, cubiertas por contratos de seguro de crédito y caución (por la parte que se encuentre garantizada)
  • Deudas entre personas o entidades vinculadas
  • Deudas de un ente público (desde el 14-4-2010, esta exclusión se excepciona en el caso de modificación de la base imponible por impago de operaciones no incursas en procedimientos concursales)
  • Deudas de un “no residente”: no establecido en España, ni Canarias, ni Ceuta o Melilla

Dada su complejidad, quedamos a su disposición por si requieren que ampliemos la información facilitada.

 

Menú