Este impuesto, que ya se aprobó en el año 2017, estaba pendiente de un recurso ante el Tribunal Constitucional. Finalmente, a raíz de la Sentencia que desestimó el recurso contra el mismo y del reciente Decreto 8/2019 (que modifica la Ley 6/2017, reguladora del Impuesto sobre los Activos no Productivos de las Personas Jurídicas) el impuesto ha entrado en vigor y resulta aplicable.

La supuesta finalidad del mismo es “perseguir la elusión fiscal” que supone incorporar “bienes de uso privativo” en estructuras societarias (para así evitar el pago del Impuesto sobre el Patrimonio).

La pregunta ahora es ¿nos afecta? ¿y en qué medida?

Destinatarios del Impuesto

Las personas jurídicas y demás entidades con objeto mercantil que, sin tener personalidad jurídica, constituyen una unidad económica o patrimonio separado susceptible de imposición, definidas como obligados tributarios por la normativa tributaria general.

La normativa, no determina si la entidad debe tener el domicilio en Cataluña, si bien establece que los inmuebles deben estar ubicados en Cataluña y el resto de bienes “cuya tenencia corresponde a los contribuyentes de este impuesto”.

Bienes que motivan el devengo del impuesto

La normativa establece que “el hecho imponible” (o motivo que implica le pago del impuesto) es la tenencia (por parte de la entidad) de los siguientes activos no productivos que estén ubicados en Cataluña:

• Bienes inmuebles
• Vehículos a motor con una potencia igual o superior a 200 cv
• Embarcaciones de recreo
• Aeronaves
• Objetos de arte y antigüedades con valor superior al establecido por la ley de patrimonio histórico
• Joyas

Éstos activos, serán considerados no productivos siempre que se cedan gratuitamente a socios o persona vinculada directa o indirectamente con la sociedad y que los utilicen total o parcialmente para el uso privado (se exceptúan aquellos activos cuya utilización constituya rendimiento en especie según la normativa del IRPF, y en caso de uso “privativo parcial”, únicamente la parte o proporción que se destina a estas finalidades).

Si la cesión a socios o personas vinculadas (directa o indirectamente) para ser destinados total o parcialmente a usos o aprovechamientos privados es “a cambio de un precio”, también será considerados no productivos salvo que “el usuario” trabaje de manera efectiva en la sociedad, que el precio abonado sea “de mercado” y que reciban de la sociedad una retribución superior al precio de la cesión.

Finalmente también se incluyen los activos no afectos a ninguna actividad económica, con la excepción de los bienes no productivos con un precio de adquisición inferior al importe de los beneficios no distribuidos el mismo año de adquisición del activo y los diez anteriores.

Se establece una exención para los bienes inmuebles de fundaciones, organizaciones no gubernamentales y en general actividades sin ánimo de lucro siempre que se destinen, de forma exclusiva, a sus finalidades propias no lucrativas.

Importe a pagar

La cuota se calcula aplicando a la base imponible una tarifa con 8 tramos y tipos que van desde el 0,21% para una base de hasta 167.129,45 euros, hasta un máximo de 2,75% para bases superiores a 10.695.996,06 euros.

Plazo de presentación/Periodo de pago

Este primer año la norma da un plazo de entre el 1 de octubre y el 30 de noviembre de 2019, para la autoliquidación e ingreso de los ejercicios 2017, 2018 y 2019
; para el resto de ejercicios será entre el 1 y el 30 de junio de cada año.

La presentación de la autoliquidación deberá ser telemática en la sede de la ATC (Agencia Tributaria de Cataluña) mediante un modelo pendiente de aprobación, y el ingreso mediante alguna de las formas habilitadas por la ATC.

Pueden acceder al contenido de las normas haciendo clic aquí pata la Ley y aquí para el Decreto

Menú