ENTIDADES PARCIALMENTE EXENTAS – LA DGT ENDURECE SU CRITERIO PARA DETERMINAR QUÉ RENTAS ESTÁN EXENTAS

Las entidades parcialmente exentas, en principio, no tributan por las cuotas de “pertenencia” que abonan sus asociados  – pues se consideran exentas -; la DGT en consulta del pasado mes de diciembre de 2019 “endurece” la exención al introducir un matiz en su resolución.

Como ya es conocido, las entidades sin ánimo de lucro se pueden dividir, a grandes rasgos, en dos grandes grupos:

  1. Aquellas entidades sujetas a la Ley 49/2002 “del mecenazgo” – Básicamente, y para lo que aquí nos interesa, Fundaciones o Asociaciones declaradas de Utilidad Pública que se hayan acogido al régimen fiscal especial de dicha Ley (y se obligan en consecuencia a cumplir una serie de requisitos para su aplicación recogidos en el artículo 3 de dicha Ley), y las Congregaciones Religiosas, a las que dicho régimen les “resulta de aplicación automática” (sin necesidad de cumplir lo establecido en dicho artículo 3).Régimen que, en su artículo 7, recoge una serie de actividades económicas cuyo rendimiento estará exento si, entre otros requisitos, se realizan en cumplimiento del fin fundacional de la entidad.
  2. El resto de entidades sin ánimo de lucro (asociaciones que no son de utilidad pública o fundaciones que no quieran acogerse al régimen fiscal especial) a las que les es de aplicación el régimen de entidades parcialmente exentas – previsto en la propia normativa del Impuesto sobre Sociedades -. Régimen que se caracteriza por diferenciar el origen de las rentas a los efectos de determinar si les es o no de aplicación la exención en el Impuesto sobre Sociedades.

Este régimen de las entidades parcialmente exentas, y por resumir, establece en el artículo 110 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades que estarán exentas del Impuesto las siguientes rentas:

        “ (…).

          a) Las que procedan de la realización de actividades que constituyan su objeto social o finalidad específica, siempre que no tengan la consideración de actividades
económicas. En particular, estarán exentas las cuotas satisfechas por los asociados, colaboradores o benefactores, siempre que no se correspondan con el derecho a percibir una prestación derivada de una actividad económica.

          (…).

          b) Las derivadas de adquisiciones y de transmisiones a título lucrativo, siempre que unas y otras se obtengan en cumplimiento de su objeto social o finalidad específica.

        c) Las que se pongan de manifiesto en la transmisión onerosa de bienes afectos a la realización del objeto social o finalidad específica cuando el importe obtenido se destine a nuevas inversiones relacionadas con dicho objeto social o finalidad específica.

      (…).”

Por su parte, el apartado 2 del mismo artículo señala que:

La exención a que se refiere el apartado anterior no alcanzará a los rendimientos derivados de explotaciones económicas, ni a los derivados del patrimonio, ni a las rentas obtenidas en transmisiones, distintas de las señaladas en él.”

En base a esta normativa, con muchos de nuestros clientes (AMPAs, asociaciones deportivas,…) hemos analizado la exención de sus rentas, y hemos venido diferenciando entre sus ingresos los que se corresponden a una cuota de “mera pertenencia a la organización” (exenta del impuesto según la normativa) de aquellos que son fruto de una actividad económica y, en consecuencia, de las mismas se derivaba una contraprestación de bienes o servicios (NO exentos del impuesto y por la que se debe tributar).

Pues bien, en la reciente consulta de la DGT, a que hemos hecho referencia, entendemos que Tributos restringe el ámbito de la exención al establecer que:

“En el presente caso, en el escrito de consulta se señala que la entidad consultante tiene dos tipos de ingresos: las cuotas satisfechas por los asociados y otros ingresos como los derechos de examen cobrados a los candidatos a ser miembros, los provenientes de convenios de colaboración con determinados organismos, ingresos por patrocinio o ingresos financieros.

Por tanto, en la medida en que dichos ingresos, incluidas las cuotas de los asociados, financien actividades que tengan la consideración de actividad económica, los rendimientos derivados de tales actividades estarán sujetos y no exentos en el Impuesto sobre Sociedades.”

Y es la mención indirecta a “incluidas las cuotas de asociados” que “financien actividades que tengan la consideración de actividad económica” la que nos preocupa… pues puede deberse a una redacción poco clara, o puede realmente querer restringir el supuesto en que, bajo cuotas de pertenencia, se oculten verdaderas prestaciones de servicios… pero nos parece peligroso el tenor literal de la consulta pues parece que, de producirse una actividad económica, ambas cuotas (las originadas como contraprestación de la actividad económica propiamente dicha y las de “mera pertenencia” a la entidad) pudiesen quedar sujetas y no exentas del impuesto.

Deberemos estar atentos a la evolución de la interpretación y a las resoluciones de los tribunales (para ver si confirman o desmienten estas interpretaciones), si bien vemos esta resolución como “una vuelta de tuerca” a actuaciones que ya hemos visto en años anteriores como las vinculadas a las aportaciones de padres a Fundaciones,…

Pueden ver el contenido íntegro de la resolución haciendo clic aquí.

Menú