El 1 de enero de 2020 entraron en vigor los nuevos requisitos aplicables a determinadas operaciones intracomunitarias

En anteriores artículos les indicábamos la necesidad de disponer de un NIF-IVA intracomunitario correcto para poder aplicar “la exención del IVA”, ahora a ello añadimos la necesidad de poder acreditar “el transporte de las mercancías”.

Las novedades legislativas en materia de operaciones intracomunitarias tienen como objetivo armonizar aún más los sistemas tributarios de los países de la Unión Europea, para que todos los Estados miembros den idéntico tratamiento a las operaciones de comercio transfronterizo y conseguir una tributación simplificada y uniforme de estas transacciones intracomunitarias.

Destacamos que las operaciones entre países de la UE que se han visto afectadas por esta modificación normativa son las ventas de bienes en consigna y las ventas en cadena.

Asimismo, han variado algunos requisitos anteriormente formales – como disponer de NIF-IVA, es decir, inscripción en el Registro de Operadores Intracomunitarios (ROI), presentar el modelo 349…- que pasan a ser requisitos materiales necesarios para acreditar la realidad de la operación y, adicionalmente, se ha determinado, con detalle, cuál es la documentación que se considera correcta para justificar que se ha producido el transporte de una mercancía entre los Estados miembros.

A estos efectos resulta imprescindible poder acreditar que se ha producido transporte de bienes entre países a efectos de justificar la aplicación de la exención del IVA; por lo que se han determinado cuáles son, a partir de ahora, los justificantes concretos que se debieran aportar para acreditar dicho transporte, estos documentos son:

  • Si el transporte corre a cargo del vendedor – Al menos dos documentos relacionados con el transporte extendidos por partes independientes – (por ejemplo, una carta o documento CMR firmados, un conocimiento de embarque, una factura de flete aéreo o una factura del transportista).

O bien uno de los elementos de prueba anteriores y al menos uno de los siguientes documentos acreditativos del transporte: la póliza del seguro de transporte, el justificante del pago, un documento oficial expedido por una autoridad pública, o un recibo de los bienes extendido por un almacén del país de destino.

  • Cuando el transporte lo asuma el adquirente, además de lo indicado en el punto anterior, el vendedor también deberá disponer de una declaración del comprador conforme certifica que los bienes han sido transportados.

No disponer de estos documentos, podría implicar que Hacienda nos reclame a nosotros el IVA de la operación.

Ventas en consigna. Hasta ahora la Agencia Tributaria Estatal entendía que cuando se llevaba a cabo una venta en consigna, se producían las siguientes operaciones: una entrega intracomunitaria, una adquisición intracomunitaria y una operación interior por inversión del sujeto pasivo. A partir de ahora, si se cumplen determinados requisitos que no es el objeto de este artículo detallar, se producirá una entrega intracomunitaria de bienes exenta y una adquisición intracomunitaria.

Ventas en cadena. Se modifica la regulación relativa al transporte de bienes en este tipo de operaciones, siendo que dicho transporte o expedición se imputará a la primera venta de la cadena, por lo que esa será la entrega que se considere intracomunitaria y, por tanto, exenta del IVA. También debieran cumplirse determinados requisitos que no entramos a detallar.

Quedamos a su disposición por si requieren que ampliemos la información facilitada.

Menú