Dinámica de grupo

Si necesita cubrir determinados perfiles, una opción a tener en cuenta en el proceso de selección es la realización de una dinámica de grupo con los candidatos, sin perjuicio de que también los entreviste.

Veamos en qué consiste esta técnica de selección.

Una dinámica de grupo le permitirá evaluar las capacidades y actitudes de los candidatos, en función de cómo se desenvuelvan en una actividad con el resto de participantes. Es como una entrevista de grupo, cuyo objetivo es evaluar las interacciones entre los candidatos, aunque con las siguientes particularidades:

  • En una entrevista individual el objetivo es analizar las características personales de cada candidato.

  • En cambio, con la dinámica de grupo podremos analizar las cualidades de interacción de los candidatos en un entorno en el que se les obliga a relacionarse con otras personas, así como su capacidad de razonamiento, negociación y reacción, si toleran una situación de estrés…

Como regla general, pasarán a una entrevista individual los que le hayan causado mejor impresión en la dinámica de grupo.

Aunque esta técnica de selección se puede utilizar para todo tipo de perfiles, es recomendable recurrir a ella si pretende cubrir los siguientes puestos de trabajo:

  • Si su empleado va a tener contacto con los clientes. Por ejemplo, si necesita a teleoperadores, comerciales, vendedores…

  • Si el candidato va a tener personas a su cargo. Por ejemplo, si necesita contratar a un responsable de departamento.

  • Si el puesto de trabajo a cubrir exige saber trabajar en equipo. Por ejemplo, si necesita crear un equipo de varias personas para ejecutar un determinado proyecto.

En cuanto a la metodología a seguir, si va a ser usted quien prepare la actividad en grupo, lo recomendable es que su duración oscile entre una hora y una hora y media. En un tiempo menor es difícil extraer la suficiente información de los participantes, y un tiempo mayor puede producir un desgaste tanto de los entrevistados como de los evaluadores.

Existen varias modalidades de dinámicas de grupo, siendo las siguientes las más habituales:

  • Dinámicas realistas. Puede exponer a los participantes un caso real que puede darse en el puesto de trabajo a cubrir. Por ejemplo, puede plantear cuatro ciudades en las que ubicar un nuevo centro de trabajo, y hacerles decidir en grupo cual consideran que es la mejor.

  • Dinámicas surrealistas. También puede exponer una situación ficticia que difícilmente podría suceder, para ver cómo se desenvuelven con el resto de participantes (si se dejan influenciar, si saben negociar…). Por ejemplo, y por banal que parezca, puede hacerles imaginar que se quedan en una isla desierta sin compañía y que deben decidir diez objetos que serían imprescindibles para su supervivencia.

  • Dinámica sin roles asignados. Otra opción más sencilla es plantear una situación (real o ficticia) y, o bien fomentar una discusión en grupo, o bien que cada candidato exponga su opinión razonada sobre el asunto. Por ejemplo: “Un competidor ha lanzado un producto muy similar a un precio inferior. ¿Qué medidas debe adoptar nuestra empresa al respecto?”

Con la dinámica de grupo podrá analizar cómo interactúan los candidatos entre ellos, cómo reaccionan ante una situación de estrés, si tienen habilidades para negociar, etc. Creemos que es una muy buena opción para incluir en los procesos de selección, pues ofrece una visión más global de los candidatos, aportando más información de la que podemos extraer efectuando tan solo una entrevista individual.

Como saben, en Baker Tilly Argos, estamos a su disposición para ayudarle en éste u otros temas relacionados con el ámbito de la Gestión de Personas, por lo que le invitamos a compartir con nosotros sus comentarios e inquietudes.

Menú