ACCIDENTE LABORAL ‘IN ITINERE’, cómo actuar

En el número de hoy trataremos de esclarecer las zonas grises que existen en relación al accidente laboral que se ocasiona al ir o al volver del trabajo, el denominado Accidente Laboral ‘In Itinere’. Muchas empresas no saben cómo proceder ante esta situación y, en muchas ocasiones, una actuación errónea puede implicar una visita a los juzgados.

Hoy veremos cómo evitarlo.
¿Qué se considera accidente de trabajo ‘in itinere’?

En el artículo 156.1 de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS) se recoge la definición de accidente de trabajo:
“1. Se entiende por accidente de trabajo toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena.”
Y es en su apartado 2, donde enumera qué accidentes tendrán la consideración de accidentes de trabajo se recoge, entre otros, el accidente que sufre el trabajador al ir o al volver del lugar de trabajo.

¿Qué factores deben concurrir para que se considere accidente laboral ‘in itinere’?
Vamos a enumerar los factores clave a tener en cuenta:

  • Que el accidente se dé en el recorrido habitual y normal desde el domicilio del trabajador hasta el lugar de trabajo y viceversa, con la finalidad clara de ir o volver de éste.
  • Que ocurra en el tiempo habitual en que se da el trayecto del trabajador al desplazarse del trabajo a su domicilio o viceversa.
  • Que no haya interrupciones en el camino, es decir, que no hayan existido interrupciones entre el trabajo y el momento del accidente debido a otras actividades personales que pudiera efectuar el trabajador.
  • Que ocurra durante los desplazamientos de los trabajadores que estén realizando su trabajo habitual, es decir, durante los desplazamientos en cumplimiento de su obligación (por ejemplo, comerciales).
  • Que el accidente sea en el transporte habitual que se utilice.

Los tribunales han ido analizando los diferentes supuestos que se pueden dar y, ante un accidente, se tienen en cuenta las circunstancias concretas de cada trabajador accidentado, a fin de determinar si puede ser considerado o no accidente in itinere.

¿Qué aspectos debemos tener en cuenta en los accidentes ‘in itinere’?

  • La parte que alega la existencia de accidente de trabajo es la que deberá acreditar la relación entre éste y el accidente.
  • Debe existir conexión entre el domicilio familiar o profesional, y el lugar de trabajo.

Para el mejor entendimiento de este punto, pondremos un ejemplo real:
Trabajador desplazado a otra Comunidad Autónoma para realizar su trabajo. Durante la semana su trayecto habitual es desde su domicilio personal al centro de trabajo. El accidente laboral se da en fin de semana cuando el trabajador acudía a su domicilio familiar.

A pesar de no ser un accidente entre el centro de trabajo y el domicilio habitual, ni siquiera durante el trayecto habitual, se consideró accidente laboral in itinere por la clara conexión entre el domicilio familiar y el centro de trabajo.

En cambio, si en esta misma situación, el accidente se da cuando el trabajador ha decidido desviar su trayecto para ver a un amigo en un pueblo cercano, ya no sería considerado accidente laboral in itinere porque el punto de conexión con el domicilio familiar habría dejado de existir.

  • No se considerará accidente ‘in itinere’ cuando se haya dado por finalizado el trayecto o no se haya iniciado todavía (el accidente se da antes de que el trabajador salga de casa en dirección al trabajo o cuando acaba de llegar).
  • No se considerará accidente ‘in itinere’ cuando el trabajador sobrepase el límite del domicilio, es decir, cuando entre por la puerta de su casa. Si se considerará accidente ‘in itinere’ cuando el trabajador todavía se encuentra subiendo o bajando las escaleras del edificio.

¿Cómo actúo ante un accidente ‘in itinere’?

La actuación ante este tipo de accidentes laborales es exactamente igual que ante un accidente de trabajo.

Cuando se produce un accidente ‘in itinere’, hay que comunicarlo al responsable directo que exista en la empresa (según normativa propia de cada entidad).

El accidentado deberá acudir a la Mutua con la que la empresa tenga cubiertas las contingencias profesionales y NO al médico de cabedera. Esto podrá variar en los casos donde el accidente es grave o muy grave, donde la atención debe ser inmediata. Si se da esta gravedad, se puede acudir al Centro Médico más cercano del Sistema Público de Salud y, posteriormente, acudir a la Mutua con la documentación pertinente.

Hay que tener en cuenta que, al no darse en el lugar de trabajo, es recomendable tener pruebas que acrediten que dicho accidente, efectivamente, se ha producido en el trayecto desde o hasta el trabajo (parte de la policía o guardia civil, ambulancia…).

El concepto de accidente de trabajo ‘in itinere’ está en una continua actualización, las realidades sociales y las nuevas formas de trabajo de las empresas (trabajo a distancia, movilidad territorial…) hacen que el concepto pueda ir recogiendo variadas circunstancias.

Por todo lo anterior, es necesario estar atentos a las nuevas interpretaciones que los Tribunales vayan efectuando.

Menú